Me gusta escribir y viajar. Bueno, y tocar el piano. Y comer bien.

No te quedes todo para ti... ¡Compárte!

Parque Tivoli

Como en la mayor parte de los países nórdicos. los parques y las zonas verdes abundan allá donde vayas. El Parque Tívoli es un parque grande y uno de los centros de más actividad de la capital. De hecho, es aquí donde se emplaza el parque de atracciones de Copenhague, los Jardines del Tívoli, que puede ser una buena alternativa en tu visita, sobre todo si viajas con niños.

Es uno de los más antiguos del mundo, pero si las atracciones no son lo tuyo, puedes apreciar y relajarte en este entorno verde, con lagos, zonas ajardinadas, etc. ¡Disfruta Copenhague en el Parque del Tívoli!

jardines-tivoli

La Sirenita

Obra del escultor Eduard Eriksen, La Sirenita es otra de las imágenes más fotografiadas de Copenhague. Tiene más de un siglo de vida y se encuentra en el parque Langelinje, permitiendo además unas vistas a la bahía de Copenhague que son muy recomendables. Es muy pequeña, pero sin duda resulta imprescindible en tu ruta de dos días en Copenhague.

sirenita

Nørrebro

Para muchos el barrio más importante de Copenhague. Copenhague no deja de ser una ciudad muy cosmopolita, con una gran número de inmigrantes, y Nørrebro es buen ejemplo de ello. Barrio internacional donde los haya, sus calles son siempre animadas, y las más escogidas para establecer su vivienda por los jóvenes que acuden a la ciudad.

La calle Nørrebrograde es su centro neurálgico, y es aquí donde puedes visitar también el cementerio Assistens, lugar donde descansan los restos del famoso escritor Hans Christian Andersen. En tu viaje a Copenhague en dos días pasarás más de una vez por aquí aún sin saberlo.

Norrebro

Torre Redonda

Siempre es bonito disponer de algún mirador o punto desde el que podamos contemplar nuestros destinos a vista de pájaro. Dinamarca es un país muy plano, así que las posibilidades suelen reducirse construcciones como la Torre Redonda.

Pese a ser un observatorio astronómico, los turistas pueden auparse hasta su cima para obtener una de las mejores vistas posibles de la ciudad. Se usa también como sala de conciertos y centro cultural, y seguro que puedes encontrar unos minutos para visitarle en tu itinerario de dos días en Copenhague.

torre-redonda

Castillo de Rosenborg

El Castillo o Palacio de Rosenborg es otro de los puntos de interés a destacar de la ciudad. Destaca tanto su majestuosidad arquitectónica como los preciosos jardines que lo rodean. Data del siglo XV, y fue construido a instancias del monarca Christian IV con la intención de que fuera una residencia de verano. Su estilo renacentista, imperante en la ciudad, lo erige como uno de los edificios impresdincibles de Copenhague.

Kastellet

Un lugar que no siempre aparece en todas las guías de Copenhague es Kastellet. Es una fortaleza en forma de estrella de 5 punts, que tuvo funciones defensivas a finales de la era medieval. Hoy en día es un gran espacio verde dominado por varios puntos de interés, entre los que destaca la Iglesia de Sant Alban, la Fuente Gefion, el foso de agua o la prisión.

Un buen espacio para pasear y tomarte un bocadillo en la hierba, si hace falta. Dedícale al menos una mañana en tu viaje a Copenhague en dos días.

kastellet

Palacio de Amalienborg

Esta es ni más ni menos que la residencia de invierno de la familia real danesa. Con un estilo a caballo entre el barroco y el rococó, se finalizó a finales del siglo XVIII, y los privilegiados que han conocido las estancias interirores hablan maravillas de él.

Con pocas zonas abiertas al público y un museo, la gente suele visitarlo para contemplar el cambio de guardia, con un estilo parecido al que podemos ver en Londres.

palacio-amalienborg

Strøget

Terminamos nuestras propuestas para visitar Copenhague en dos días con la Calle Stroget. Pese a esa fama de gente tranquila y reservada que siempre planea en los países nórdicos, no te confundas. Les encanta salir a la calle, ir de compras, salir por la noche y, en general, tienen una gran facilidad para pasarlo bien.

Este es un fenómeno muy visible en la calle Strøget, la más comercial y transitada de la ciudad. Aunque sólo sea por respirar ese buen ambiente, te invitamos a pasearla las veces que haga falta.

stroget

¡Ya sabes cómo se disfruta Copnehague en dos días! Un par de jornadas son más que suficientes para planear una ruta por la ciudad danesa, e incluso puedes añadir alguno más. No te olvides de aprovechar la buena oferta gastronómica de la ciudad y, sobre todo reza para que haga el buen tiempo.

Ahora bien, aunque veas sol en las previsiones, no seas pardillo y llévate una buena chaqueta, ya que aunque sea verano el clima siempre refresca considerablemente al caer el sol.


No te quedes todo para ti... ¡Compárte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.